Hay infinidad de āsanas (posturas) con sus variantes, y de diferentes dificultades. Puedes aplicar el yoga y en concreto los āsanas, no solo para sentirte bien y mantener el cuerpo y la mente sanos. También para trabajar en un circo ¿Por qué no? Si es lo que te gusta.

Ahora bien, en el proceso de ir pasando de un āsana a otra y de una variante a la siguiente. Hay una realidad que no se puede ignorar ¿Cómo está tu cuerpo y tu mente en ese preciso momento? “En ese momento y no otro”. Porque por muy en forma que estés, y por muy bien que se te de un āsana, las sensaciones pueden variar de un día a otro. Simplemente porque puedes tener cansancio acumulado, o por no encontrarte del todo bien, o por cualquier otro motivo… Por lo tanto, el punto de partida, es siempre el aquí y ahora. Y desde esta perspectiva, cuando estés en el āsana, aunque sea un āsana muy conocida por ti, y que la has realizado infinidad de veces, practícala como si fuese la primera vez.

Mientras estás en el āsana, ¿que sientes?, ¿Qué pasa por tu mente? ¿Cómo te enfrentas a la dificultad del āsana? O mejor dicho, ¿Cómo sostienes el āsana, cuando tu cuerpo y tu mente se resisten? ¡Sostener el āsana! Cuando aumenta su intensidad, no siempre resulta fácil.

Observa tu actitud en ese momento. Y reflexiona.

¿Qué emociones aparecen? ¿De rechazo? ¡Quiero terminar….! ¡Que acabe ya….!

¿Te enfadas con tu cuerpo, porque no puedes o no llegas?¿decepción?…

¿Cómo cambia tu actitud, dependiendo del tipo de āsana? Tu reacción ante los āsanas en los que te sientes a gusto es diferente a la reacción en los āsanas que te cuestan. Si prestas atención a las reacciones de tu mente en este momento descubrirás cosas sobre ti.

¿Cuándo un āsana es difícil para ti, te rindes? ¿Abandonas y tiras la toalla?…

¿Y cuándo te resulta fácil? ¿Te acomodas en exceso?…

Fíjate que tipo de āsana es, la que se te resiste. Porque podría decirte en qué tipo de situaciones, de tu vida, de tu día a día, te bloqueas o tiras la toalla. Pero también, si buscas como mejorar ese āsana, su energía te ayudar a confrontar (no enfrentar) esas situaciones. También, si te acomodas en un āsana, puede que te diga en que situaciones te acomodas.

La práctica de los āsanas no es gimnasia, ni un deporte, su objetivo (o uno de ellos) es que explores en tu interior. Y ello requiere que pongas toda tu atención en el proceso interno.

¿Te atreves a descubrirte? ¿A confrontarte? ¿A ponerte delante del espejo y ver que hay al otro lado?

¿A iniciar un camino de descubrimientos?

Anímate, no esperes. Ven. Practica yoga.

yogasuryachandra

Suscríbete a nuestra newsletter

 
Únete a nuestra lista 
de correo para recibir 
las últimas novedades.

Su suscripción se ha realizado con éxito.