Con el yoga nidrā y otras técnicas de meditación, nos adentramos en las profundidades de nuestra psique. Buceamos entre emociones y patrones mentales que han surgido de nuestras creencias de vida. Estas emociones y condicionamientos mentales, que a su vez se transforman a causa de estas mismas creencias, que también las modifican. Así se crea un círculo vicioso, que se alimenta a sí mismo,  y se establece la forma en que nos relacionamos con el mundo.

Cuando enfocamos estas técnicas para el crecimiento personal, nos enfrentamos a nosotros mismos; lo que significa que estas técnicas hacen de espejo. Nos van a mostrar lo que hay en nuestro interior, tanto si nos gusta, como si no. Hay que estar preparado para lo que nuestra psique libere a la superficie.

A veces nos negamos a reconocer y aceptar conscientemente algunas cosas que en nuestro interior sentimos como no aptas, incorrectas o sucias. Cosas que nos avergüenzan,  aunque en la mayoría de los casos esto es provocado por juicios incorrectos.  Estos juicios realizados quizás, por uno mismo, por ser excesivamente exigente con los objetivos de vida, y no conseguir esos excesivos niveles que han sido marcados e impuestos por uno mismo, o por el entorno. O aquello que con mayor o menor importancia, provoca un sentimiento de culpa, de inferioridad, etc… sea el origen de todo esto, el que sea, de un tipo u otro, estas técnicas, lo pondrán delante y a la vista, para evitar que sea ignorado.

Estar dispuestos a iniciar un camino de crecimiento personal, significa enfrentarse a uno mismo, a los miedos, a las inseguridades, a sentimientos de culpa, rabia, odio, tristeza…. Pero también a descubrir cualidades y potencialidades que están latentes en nuestro interior y que podemos hacer aflorar a la superficie, para que sean utilizados.

Por todo esto, es muy importante elegir bien el momento en el que decidimos comenzar un trabajo de crecimiento personal. Hay que estar fuertes a nivel mental y emocional. Las personas que estén en algún tipo de tratamiento psicológico o psiquiátrico deben consultar a su médico (psicológico o psiquiatra) ya que solo él conoce el estado actual de la persona (paciente) y si es un momento adecuado o no, para iniciar un proyecto de tal envergadura. Hay casos en los que, estas técnicas están contraindicadas, y otros en los que dependerán del momento en que se encuentre la persona, y solo su médico, psicólogo o psiquiatra sabrá si es adecuado o no.

Centrándonos en el yoga y en concreto en el yoga nidrā, el objetivo es liberar los samskāras (emociones, patrones mentales, deseos, apegos, etc…) almacenados en el inconsciente y subconsciente.

En el yoga nidrā se utiliza la conciencia testigo, que consiste en observar, ver y sentir lo que sucede en el interior de la mente sin juzgarlo ni cuestionarlo, solo tomar conciencia de ello, con desapego. Una vez se es consciente de aquello que ha salido a la superficie, el punto de vista, nuestra forma de ver la situación cambia. Este es el primer paso para realizar cambios de forma voluntaria. Lo que antes ignorábamos, ahora podemos enfrentarlo y cambiarlo, o en el caso de cualidades que ignorábamos poseer, empezar a utilizarlas.

El yoga nidrā tiene diferentes etapas (etapas del yoga nidrā). De todas ellas, dos son especialmente importantes para dirigir de forma consciente el trabajo de crecimiento personal. El Samkalpá y las visualizaciones.

El Samkalpá (afirmación positiva, resolución o semilla)

En esa línea fina, entre sueño y vigilia, el Samkalpá se envía desde el consiente y racional al inconsciente, una semilla que suele contener una cualidad o capacidad innata en cada uno de nosotros, pero que si está bloqueada por los samskāras no florece, a través del yoga nidrā, con el Samkalpá, nos aseguramos de que enraíce en el inconsciente, y florezca poco a poco con el trabajo repetido del Samkalpá y la continuidad del yoga nidrā como herramienta de crecimiento personal.

Las visualizaciones:

Estas imágenes están cargadas de símbolos y asociaciones muy potentes, son el lenguaje del inconsciente, y con significado universal, emocional e intuitivo. Eligiendo adecuadamente los símbolos podemos dirigir el trabajo de crecimiento personal en una dirección determinada.

La combinación del Samkalpá y las visualizaciones, son herramientas que podemos utilizar y enfocar a la consecución de metas, a transformar un patrón de vida repetitivo que previamente se habrá identificado, incluso se puede utilizar para encontrar el verdadero propósito en la vida, pero sobre todo pueden cerrar heridas y activar capacidades…

yogasuryachandra

Suscríbete a nuestra newsletter

 
Únete a nuestra lista 
de correo para recibir 
las últimas novedades.

Su suscripción se ha realizado con éxito.